Cómo compartir el amor de Dios en Línea

Equipo de redaccion

Equipo de redaccion

MISIONEROS DIGITALES

“Sabrán que somos cristianos por nuestro amor”, dice el antiguo himno, escrito en la década de 1960 por el sacerdote Peter Scholtes. La canción hace referencia a una cita bíblica de Jesús. “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os amáis unos a otros”, dice en Juan 13:35.

Jesús habló sobre la importancia del amor a menudo. En Juan 15:12, Jesús da el mandato “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. En Marcos 12:30, cuando se le pregunta sobre el mandamiento más importante, dice esto:

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es este: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. No hay mandamiento mayor que estos.”
Marcos 12:30

Pero cuando se trata de nuestras interacciones en línea como cristianos, a menudo no lo hacemos bien. Podríamos acudir a Twitter para defender la fe hablando en contra del pecado, viéndonos a nosotros mismos como guerreros de la cultura que deben decirle al mundo lo que está bien y lo que está mal. Podríamos ponernos a la defensiva en Facebook, discutiendo en largos hilos de comentarios con ateos para tratar de probar las fallas en su razonamiento. Incluso podríamos comentar las fotos de Instagram para recordarle a la gente las virtudes de la modestia.

No hay nada de malo en hablar en contra del pecado, defender la fe a través del razonamiento teológico o fomentar la virtud. Pero hay un tiempo y un lugar para todo. En muchas situaciones, hacerlo no tendrá ningún efecto o incluso podría ser perjudicial. Tenemos que entender a nuestra audiencia, dónde se encuentra la persona en su camino de fe, qué piensa acerca de Dios, qué sabe sobre el cristianismo y su relación con nosotros, entre otros factores.

Pero una cosa que siempre será influyente es amarse unos a otros. Si nos esforzamos por amar a nuestros amigos, familiares, vecinos y seguidores de Instagram, podemos ayudar a reflejar el amor de Cristo y, en el proceso, hacer que nuestra fe sea algo sobre lo que quieran saber más.

Pero, ¿cómo podemos hacer eso en línea? Recientemente nos reunimos con Katie Lei durante un episodio reciente de Indigitous PULSE para discutir eso. Katie es una estratega de contenido que ha servido en el ministerio de la iglesia durante ocho años. Le apasiona ayudar a las personas a encontrar a Jesús.

UNA PUBLICACIÓN DE FACEBOOK CAMBIA UNA VIDA
Katie conoce de primera mano el poder de compartir a Jesús en las plataformas digitales. Ex atea, en un momento de su vida se encontró buscando algo más. Empezó a explorar varias religiones y prácticas espirituales, buscando algo que llenara el vacío de su corazón. Una mañana, cuando estaba navegando por Facebook en su teléfono, se encontró con la publicación de un amigo que compartía una canción de adoración cristiana.

“Mientras leía la letra de la canción sentí un encuentro, este amor sacrificial que demostró Jesús. No sabía por qué, pero comencé a llorar”, dice Katie. Conmovida por la canción de adoración, Katie se puso en contacto con su amiga, quien luego compartió su fe.

“Ella tenía esta sensación de paz en ella y eso me fascinó”, dice Katie. Luego, Katie accedió a regañadientes a ir a la iglesia con su amiga y, con el tiempo, Dios se le reveló a Katie y ella entregó su vida a Cristo.

COMPARTIENDO CON DIFERENTES AUDIENCIAS
Aunque el Evangelio no cambia, las diferentes formas de comunicarlo resonarán en diferentes personas. Cuando Katie piensa en sus amigos y seguidores en las redes sociales, los clasifica en tres categorías:

Personas que no conocemos: en plataformas como Instagram, Twitter o TikTok, tenemos muchas personas que nos siguen que en realidad no conocemos. Estos son extraños que han elegido comprometerse con nosotros.

“Para estas personas, mi responsabilidad es compartir auténticamente lo que Dios está haciendo en mi vida”, dice Katie.

La autenticidad es importante. A menudo mostramos una versión más perfecta de nuestras vidas en las redes sociales, pero para que esto funcione, debemos ser abiertos y honestos acerca de nuestras vidas, nuestra relación con Jesús y cómo ese caminar con Dios ha impactado nuestras vidas.

Amigos de las redes sociales: todos tenemos muchos amigos en las redes sociales que conocemos, pero no tenemos una relación con ellos. Tal vez sean amigos de un amigo, tal vez los conocimos en un evento de networking una vez. Tal vez íbamos juntos a la escuela pero en realidad no hablábamos mucho entre nosotros.

“Debido a que este grupo de personas con las que realmente no tiene una conexión personal, diría que minimice su intercambio al nivel sociable”, dice Katie. No discutiríamos con alguien que conocimos una vez en un viaje de negocios. Y probablemente no entraríamos en una discusión profunda en la fiesta de un amigo. Si hablamos con estas personas en persona, mantendríamos las cosas agradables. Lo mismo se aplica a las interacciones en línea.

“Quieres ayudar, demostrarles la vida y la naturaleza de Jesús”, dice Katie. “Porque en realidad no te conocen, y si su único encuentro contigo es que estás discutiendo con ellos, entonces podemos alejarnos fácilmente dejando una impresión equivocada”.

Conexiones personales: el tercer grupo de personas son aquellas con las que tenemos fuertes conexiones personales. Estos son nuestros amigos cercanos, los miembros de nuestra familia, las personas que nos conocen bien y con las que pasamos tiempo regularmente. Con este grupo, podemos ir más allá, tener conversaciones más profundas.

“Trata de ver dónde están en la vida. Trate de escuchar lo que publican y lo que comparten”, dice Katie. Basándonos en eso, podemos ministrarles con el corazón de Jesús. Recuerde que cuando Jesús fue de pueblo en pueblo, no solo proclamó el Evangelio, sino que también suplió sus necesidades físicas, a través de cosas como la oración, la sanidad y la provisión de alimentos.

Con nuestras conexiones personales, podemos acercarnos. Descubra cómo están sufriendo y cómo podemos ayudarlos. “Quiero ser las manos y los pies de Jesús porque Dios me colocó en sus vidas”, dice Katie.

COMPARTIR BASADO EN VIAJE ESPIRITUAL
Ya sea un ateo, un agnóstico, alguien que busca a Dios pero no sabe quién es, o un cristiano, todos están en un viaje espiritual. Si bien el Evangelio no cambia, la forma en que le hablamos de Dios a un ateo no es necesariamente la misma forma en que le hablaríamos de Él a alguien que lo busca.

Para Katie, con personas que no conoce, todo en lo que se enfoca es en proclamar lo que Dios está haciendo en su vida. Pero para las otras dos audiencias, puede adaptar un poco su mensaje.

Para sus amigos de las redes sociales, Katie hace preguntas para saber dónde están espiritualmente y en qué creen. “Siempre hago preguntas abiertas para tener una idea de dónde se encuentran en su viaje espiritual”, dice Katie.

Algunos amigos actúan como si estuvieran bien y no necesitan ayuda. Pero si una amiga comparte que está perdida y confundida acerca de dónde se encuentra en la vida, Katie insiste. “Para mí, esa es una señal de que podría haber una buena apertura para una conversación espiritual. Pero todavía no entraría completamente con el Evangelio. Todavía haría preguntas abiertas”, dice Katie.

Para las conexiones personales cercanas, hay más oportunidades para compartir el Evangelio. Puede tomar algunas conversaciones. Puede llevar años. Katie ve cada conversación como plantar una semilla y depende de Dios hacerla crecer. Durante el proceso, sin importar cuánto tiempo tome, es importante hablar siempre desde un lugar de amor sin enfadarse ni juzgar.

“Ser genuino. Se honesto. Se Auténtico. La gente puede sentir eso y responder a eso. Al ser de esa manera, estás dando testimonio de Cristo a lo grande. Estás plantando semillas”, dice Katie.

CÓMO COMPARTIR AMOR EN LAS REDES SOCIALES
Cuando están cara a cara, mostrar amor a otra persona puede ser tan simple como un abrazo, traerle comida, ayudarlo con un proyecto de mejora del hogar o invitarlo a tomar un café. En nuestras plataformas de redes sociales es un poco más complicado, pero aún se puede hacer.

Podría ser compartir un artículo que promueva la comprensión y el amor o compartir formas en que las personas pueden ayudar a resolver algunos de los problemas del mundo. Podría significar escuchar a alguien que necesita desahogarse. Si alguien a quien estamos enviando mensajes comparte áreas de necesidad, ¿hay alguna forma en que podamos ayudar a satisfacer esas necesidades?

COMPARTIENDO TU HISTORIA
Gran parte de la testificación en las redes sociales se trata de compartir su historia, pero puede ser difícil saber qué compartir. Particularmente si nunca hemos tenido una experiencia de conversión demasiado dramática, ¿de qué hablaríamos? Dios le ha dado a cada persona una historia. Tómese un tiempo para orar a Dios por sabiduría y escriba cualquier idea que Él comparta.

“Mira el camino que has recorrido con Él, donde te sentiste amado y tocado, donde sentiste que tu vida fue transformada gracias a Él, donde sentiste que tu fe es verdaderamente tu fortaleza”, dice Katie. “Al reflexionar sobre esos viajes con Dios, esas son las herramientas poderosas con las que Dios te ha equipado para compartir Su Buena Nueva. Se trata solo de tu historia con Él”.