Reflexiones desde el amanecer: La Creación

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.” Génesis 1:1-3 

La Biblia narra hechos que sucedieron desde que Dios creó todo lo que podemos apreciar en la tierra y en el firmamento, y continúa hasta que sean hechas nuevas todas las cosas, porque las que existen se han ido corrompiendo a causa de la acción del hombre: aumenta la violencia en las familias y ciudades y se habla del calentamiento global que lleva a que haya más gente muriendo de hambre, enfermedades y guerras … Total: cada vez hay más caos y desolación.

¡Y pensamos que nadie está haciendo nada para solucionarlo!  Pero estamos equivocados. 

El mismo Creador se ocupa de restaurar su creación. Dios siempre está siempre en control y ofrece la solución desde antes de existir el problema. Su Espíritu sigue moviéndose para dar bendición a todo aquel que desee recibirla. Porque cuando Dios dijo: ¡Sea la luz! Estaba poniendo un faro de esperanza en el mundo que mostraría a cada persona el camino correcto que debía tomar en su vida.

Si sientes que tu vida está desordenada y vacía, y que las tinieblas rodean tu hogar, Dios desea cambiar esa situación. Acércate a Él para que puedas ver la solución a todos tus problemas.  

Artículo escrito por Ramot de Galaad.

Imagen