Iniciadores de conversaciones espirituales para redes sociales

Equipo de redaccion

Equipo de redaccion

MISIONEROS DIGITALES

Normalmente, pasamos mucho tiempo en las redes sociales, compartiendo sobre nuestras vidas, viendo lo que hacen nuestros amigos y manteniéndonos al tanto de los eventos que suceden en el mundo que nos impactan a nosotros y a quienes amamos. Las expertas en redes sociales de Indigitous, Mariana Pando-Romero (OneHope) y Maddie García (Power to Change) nos comparten cómo usar las redes sociales para Dios.

Anteriormente, escribimos algunos consejos acerca de cómo compartir tu historia, sin embargo, uno de los mayores obstáculos es simplemente comenzar ¿Cómo rompes el hielo y comienzas esas conversaciones espirituales? A continuación, te damos algunos consejos para que puedas iniciar conversaciones en las redes sociales de una manera más efectiva:

Haz un plan de contenido 

Mariana recomienda crear un plan de contenido. En lugar de simplemente comenzar una conversación sin pensar en el futuro, tómate el tiempo para planificar la conversación y el contenido que deseas compartir para iniciar una conversación. Dedica tiempo para orar pidiendo sabiduría a Dios. En tu plan, recuerda comenzar poco a poco; necesitas hacer que la gente se involucre contigo antes de intentar profundizar más.

Empieza pequeño 

Cuando conoces a alguien nuevo o ves a un amigo por primera vez en mucho tiempo, no te sumergirás directamente en una conversación muy personal. Probablemente comenzarás con una pequeña charla como una forma de hacer que la conversación avance, y luego una vez que haya un nivel de confianza y compromiso, podrás ser más personal en la conversación. Lo mismo se aplica en el formato digital.

El primer comentario debería ser preguntarle a la gente algo sobre ellos mismos”

dice Mariana

“Observa cómo esa publicación genera mucha más participación que aquella en la que estás hablando de algo realmente profundo. Puedes hablar de cosas profundas en Internet, pero necesitas tiempo”.

Utiliza los rompehielos de las redes sociales

Muchas plataformas de redes sociales ya tienen rompehielos incorporados, como encuestas de Twitter, recomendaciones de Facebook y muchas opciones integradas en la función de historias de Instagram. En una historia de IG, puedes usar stickers para agregar preguntas y respuestas, una encuesta y más. “Hay cosas divertidas que puedes probar allí, incluso le puedes preguntar a la gente qué desean saber sobre el cristianismo”, dice Maddie. También puedes pedirle a la gente que comparta cómo puedes orar por ellos. Además de llevar sus peticiones ante Dios, también puedes utilizar esas peticiones de oración para tener una conversación espiritual con ellos.

Comparte tu historia

Ya hablamos de esto en una publicación diferente, pero a veces debes ser el primero en compartir. Si bien siempre es mejor, si es posible, entablar la conversación sobre la otra persona, a veces una persona no se abrirá hasta que hayas compartido y modelado esa vulnerabilidad. Si compartes tu historia, usa tu plan de contenido para generar intriga y hacer que la gente quiera entablar una conversación contigo. No coloques toda la información en un solo lugar ni respondas todas las preguntas que alguien pueda tener, porque entonces no tendrá otra razón para volver a comunicarse contigo.

Cualquiera que sea la técnica que uses para iniciar una conversación espiritual en las redes sociales, recuerda que no importa quién eres o con cuántas personas estás conectado, Dios puede usarte para alcanzar tu propia esfera de influencia.

Dios ha puesto a tantas personas en nuestras vidas y podemos tener un impacto”

dice Maddie

“Puede ser algo tan simple como una publicación en las redes sociales compartiendo un poco sobre tu vida y cómo Jesús ha marcado la diferencia. Eso podría impactar completamente la historia de alguien”.

Compartir tu fe no tiene por qué ser difícil o estresante. Así como compartirías con tus amigos sobre tu restaurante favorito, película o hablarías con ellos sobre una nueva relación emocionante, puedes compartir sobre tu relación con Dios. Si lo planificas y usas las herramientas de las redes sociales a favor del Reino de Dios, esta no debería ser solo otra conversación regular que tengas, sino una con un significado eterno. “Al vivir nuestra fe tanto en la vida cotidiana en persona como en las redes sociales, podemos tener mucha fe de que Dios puede obrar a través de nosotros. Puede que no siempre veamos cómo, pero podemos compartir nuestra fe de diferentes maneras y dejar los resultados en las manos de Dios”.

Si quieres saber más información acerca de cómo utilizar tu tiempo, talentos y tecnología para compartir a Jesús con otras personas o incluso si quieres formar parte de nuestra comunidad ¡Comunícate con nosotros! 


Artículo traducido y adaptado por Alexandra Medina desde la página de Indigitous

Leave a Comment